Así cazan los murciélagos


Es sabido que los murciélagos se orientan utilizando el sonido en lugar de la vista. Y lo consiguen mediante un proceso sensorial llamado ecolocalización, mediante el cual, estos animales emiten pulsos ultrasónicos que golpean objetos tales como hojas, árboles, rocas, agua e insectos. Estos pulsos rebotan hacia ellos para transmitirles qué hay en las inmediaciones.
Los murciélagos también  utilizan este sistema de ecos para atrapar a sus presas, para ello estos animales necesitan emitir sonidos en sucesiones veloces.
Mientras se va acercando a la presa la frecuencia de los sonidos aumenta considerablemente, hasta 200 pulsos por segundo (una vez cada 5 milisegundos), lo que es llamado "zumbido extremo" que los murciélagos realizan con los músculos de la garganta.
Un órgano tan rápido se había verificado en serpientes de cascabel, en el pez sapo y en algunas aves cantoras, pero no había sido localizado en mamíferos antes del murciélago.