Así caza un halcón

Silueta durante un vuelo normal (izquierda) y el comienzo de un picado.
Los halcones se alimentan generalmente de aves de tamaño medio, como patos, gaviotas, pájaros cantores y palomas, además de murciélagos y en algunas ocasiones de pequeños mamíferos como ratas, liebres, ratones y ardillas.
El halcón peregrino (Falco peregrinus) está reconocido como el animal más veloz del planeta cuando realiza sus vuelos en picado para cazar, lo que implica elevarse a una gran altura y luego lanzarse hacia abajo a velocidades que habitualmente alcanzan más de 300 km/h, y golpear un ala de su presa para no dañarse en el impacto.
Para cazar, estas aves requieren de espacios abiertos, por lo que a menudo lo hacen sobre lagos, pantanos, valles, campos, tundra, e incluso ciudades, donde buscan las presas desde una posición estática elevada o desde el aire.
Una vez localizada la presa, el halcón comienza su ataque en picado, doblando hacia atrás la cola y las alas y con las patas pegadas al cuerpo. Generalmente su víctima es golpeada y capturada en el aire; golpea su presa con la garra apretada, atontándola o matándola y luego da la vuelta para capturarla en el aire.
Veamos algunos vídeos de estas aves en acción:

Halcón atacando a un bando de miles de estorninos en Roma



Halcón atacando a una paloma



Halcón atacando a murciélagos