Insectos polinizadores


La polinización es el proceso de transferencia del polen desde los estambres hasta el estigma o parte receptiva de las flores en las angiospermas, donde germina y fecunda los óvulos de la flor, haciendo posible la producción de semillas y frutos.
Si bien la labor de transportar el polen la pueden realizar agentes físicos como el viento (plantas anemófilas), o el agua (especies hidrófilas), existen muchos ejemplos en los que el polinizador es un animal (plantas zoófilas).
Para conseguir su propósito, las plantas zoófilas deben llamar la atención de los insectos con colores y olores atrayentes, así como recompensarlos con alimento o refugio, puesto que los diferentes tipos de insectos polinizadores requieren diferentes tipos de atractivos.
Por lo tanto, se puede decir que la belleza visual característicamente asociada a las flores es el efecto de su coevolución con insectos u otros animales polinizadores. Este tipo de relaciones son predominantemente de tipo mutualista, es decir relaciones en las que ambos participantes se benefician.
Este es un excelente vídeo extraído del documental "La vida privada de las plantas" donde podemos ver las diferentes estrategias que utilizan algunas especies de plantas para conseguir la polinización, especializándose cada una de ellas en un  tipo de insectos, como abejas o sílfidos entre otros.