¿Pueden los mosquitos volar bajo la lluvia?

La respuesta es SI.
Esto es debido a que estos insectos son hidrófugos, es decir, que repelen el agua gracias a unos pequeños pelos que tienen en sus alas y en su cuerpo, razón por la cual, las gotas de agua no se adhieren y rebotan en su cuerpo.
A pesar de ello, los mosquitos y muchos otros insectos voladores tienen que luchar contra las colisiones de las gotas de agua cuando vuelan bajo la lluvia.
Así podemos verlo en este fantástico vídeo grabado con una cámara de alta velocidad. Como podemos apreciar,  en cada golpe contra una gota de agua los mosquitos sufren aceleraciones entre 30 g y 300 g (donde g es la aceleración de la gravedad), aunque solo durante un milisegundo. Aún así, son capaces de maniobrar y continuar volando.
Como nos explica el texto en inglés del vídeo, un mosquito tiene un tamaño medio de entre 2 y 5 mm y sufre la colisión con una gota de agua con un radio entre 1 y 4 mm, cuyo peso es entre 2 y 50 veces el del mosquito y cuya velocidad es entre 5 y 9 veces la del mosquito. La colisión con la gota y su rebote desequilibra al mosquito en vuelo, pero éste recupera su posición y continúa volando.