Mimetismo: orugas que imitan a serpientes

El mimetismo es una palabra que proviene de griego μιμητός (imitable) y se refiere a la habilidad que ciertos seres vivos poseen para asemejarse a otros seres de su entorno (con los que no guarda relación) y a su propio entorno para obtener alguna ventaja funcional. El objeto del mimetismo es engañar a los sentidos de los otros animales que conviven en el mismo hábitat, induciendo en ellos una determinada conducta.
Generalmente las orugas adoptan el mimetismo en forma de camuflaje, adoptando los colores y las formas de las ramas de las plantas donde habitan. Pero en algunos casos, si esta estrategia no les funciona y se sienten amenazadas pueden adoptar la apariencia de diminutas serpientes.
En el caso de la oruga Hemeroplanes triptolemus lo consigue acortando la cabeza y volviendose sobre el lomo, mostrando un par de convincentes "ojos" falsos, pero incluso existen orugas que imitan la lengua bífida de las serpientes.
Veamos algunas ejemplos y vídeos: