La chinche gigante que come tortugas y serpientes


La foto de una chinche acuática gigante cebándose de una joven tortuga -que pueden ver arriba- demuestra que, a veces, el rol del depredador le corresponde a quien menos se piensa.
Las chinches gigantes de la familia Lethocerinae, sin embargo, se alimentan de pequeños vertebrados, incluyendo peces y ranas.
Y mientras muchos insectos terminan convertidos en platillo para los reptiles, hay una especie particular de chinche a la que científicos han visto devorando tortugas y serpientes.
El Dr. Shin-ya Oba registró este inusual comportamiento durante una expedición nocturna en la prefectura de Hyogo, en el centro de Japón.
Y en un artículo publicado en la revista Entomological Science, el Dr. Ohba describe a una Kirkaldyia deyrolli en el acto de cebarse con una Tortuga de Reeves, en una charca ubicada cerca de un plantación de arroz.
Usando sus patas delanteras, la chinche acuática gigante atrapó a la tortuga e insertó su nostrum (o pico) en el cuello de la víctima, para así alimentarse.
Y como se sabe que estos insectos solamente atacan a sus presas cuando estas están en movimiento, es probable que la chinche -de 58 mm- capturara y matara a la joven tortuga antes de alimentarse de ella.
En anteriores oportunidades, el Dr. Ohba también ha fotografiado a chinches acuáticas gigantes cebándose de serpientes.

Y, según el científico, sus observaciones obligan a repensar lo que comúnmente se piensa sobre las dinámicas depredadores-presas en los hábitats de agua dulce.
"Todo el mundo piensa que los insectos Lethocerinae se alimentan de peces y ranas. Y aunque comerse a una tortuga o una serpiente es raro, (esta evidencia demuestra) la voracidad de sus hábitos alimenticios", dijo el Dr. Ohba.
Las K. deyrolli son nativas del Japón, y por lo general se las encuentra en plantaciones de arroz, donde se alimentan principalmente de pequeños peces y ranas.
Pero su número ha disminuido significativamente durante los últimos 40 años, principalmente a causa de la destrucción de su hábitat y contaminación de agua, por lo que la Agencia Japonesa para el Medio Ambiente la incluyó en su lista de especies en peligro de extinción.
Las chinches acuáticas gigantes son las más grandes del orden de las chinches (Hemiptera) y los miembros de la subfamilia Lethocerinae se encuentran en charcas, lagos y arroyos y ríos con poca corriente en el este de Asia y Nor y Sur América.
Los Lethocerus pueden llegar a medir hasta 15 cm. de largo, son nocturnos y pueden volar, por lo que aprovechan la luna llena para migrar.
Su picadura es venenosa y la usan para someter a sus presas. Cuando muerden a un ser humano, su saliva produce un dolor similar al de una quemadura, que puede durar varias horas.
Fuente: BBC Mundo