Estrategias de supervivencia: el lagarto que lanza sangre por los ojos


En lo que a defensas grotescas se refiere, no las hay mucho mas curiosas que las de el  lagarto cornudo, ya que si se siente amenazado, escupe sangre por los ojos.
Miden entre 4 y 13 cm de longitud y tienen un cuerpo corto y rechoncho. En  general estos animales, habitantes de América del Norte, permanecen aplanados contra el suelo, camuflándose con el entorno para no correr peligro. Pero si esta estrategia no funciona, cuenta con uno de los recursos mas curiosos e ingeniosos del reino animal, escupir sangre por los ojos.
Limitando el flujo de sangre de la cabeza, el lagarto cornudo hincha los pequeños vasos sanguíneos de sus membranas oculares y lanza chorros de sangre con gran precisión, alcanzando distancias de hasta 2 metros. Si el agresor no retrocede, le guarda otra desagradable sorpresa, pues estos lagartos poseen en la parte posterior de la cabeza grandes espinas sobresalientes que perforan el vientre del depredador cuando éste los traga.