El salto "mortal" del tiburón blanco (vídeos)

Con el propósito de atrapar a sus víctimas, los tiburones blancos practican una peculiar emboscada. Se sitúan a varios metros por debajo de la presa, que nada en la superficie o cerca de ella, usando el color oscuro de su dorso como camuflaje con el fondo y volviéndose así invisibles a sus víctimas. Cuando llega el momento de atacar, avanzan rápidamente hacia arriba con potentes movimientos de la cola y abren las mandíbulas para atrapar con un espectacular salto a su presa.
En algunas zonas del Pacífico, los tiburones blancos arremeten con tanta fuerza a las focas y leones marinos que se elevan un par de metros sobre el nivel del agua con su presa entre las mandíbulas, antes de volver a zambullirse.




Actualización (23-7-2012): nuevo vídeo en alta definición con mas saltos espectaculares de este magnífico animal.