El mayor cangrejo del mundo


El cangrejo gigante japonés vive en el fondo del mar, en las profundidades del océano Pacífico, a unos 300 metros, en los alrededores de las islas de Japón. Allí se alimenta principalmente de criaturas muertas o de almejas. Se vale de sus pinzas y de sus fuertes mandíbulas para romperlas, que tienen una fuerza digna de un cocodrilo y pueden inyectar pequeñas dosis de un anticoagulante para defenderse de sus predadores.
Pertenece al grupo de los cangrejos araña, y se caracteriza por su caparazón triangular y sus larguísimas patas, por ser ciego, tener un oído superdesarrollado y tener unos pelos sensibles a las ondas de sonido submarinas, lo cual le permite captar ondas de sonido aún cuando sus propios oídos no pueden hacerlo.
Es un cangrejo realmente inmenso, con una longitud aproximada de sus patas: 1,5 metros de largo de promedio. En total de una punta de las patas a la otra llega a medir unos 4 metros. Tiene ocho patas, y dos brazos con pinzas. El cuerpo mide unos 37 centímetros, por lo que queda una criatura con patas desproporcionadas. Llegan a pesar unos 20 kilogramos, y se cree que pueden vivir hasta cien años de edad.
Tienen una forma muy curiosa de camuflaje: adhieren restos que encuentran en el mar a sus cuerpos para camuflarse con ellos; cuando cambian de ambiente a menudo cambian también de restos adheridos, es por esto por lo que también se denominan cangrejos decorativos o enmascarados.
Según relatos de pescadores, estos animales devoran los cuerpos de los ahogados.