El lengüetazo del camaleón


La lengua de los camaleones, es prácticamente igual de larga que su cuerpo, y alcanza una velocidad de 15 metros por segundo, por lo que se puede considerar todo un prodigio de la naturaleza.
Este asombroso reptil utiliza su lengua, parecida a un látigo, para desarmar a sus víctimas, y lo realiza con una precisión realmente asombrosa. Cuando caza una avispa, el camaleón catapulta su pegajosa lengua, y la golpea en la parte inferior del abdomen, justo debajo del aguijón,, y con gran rapidez se la lleva a la boca, quita el aguijón de un mordisco y lo escupe.
Algunos camaleones también utilizan su lengua como estrategia de defensa, ya que si no pueden huir de una víbora hambrienta, la atontan con un certero lengüetazo en la cabeza antes de que esta pueda darle el primer mordisco.