Hormigas "zombies" que se convierten en rojas y apetitosas bayas


Un parásito transforma de manera tan dramática a su huésped, una hormiga, que ella llega a semejar una jugosa baya roja y lista para recoger, de acuerdo a un informe aceptado para su publicación en The American Naturalist. Este es el primer ejemplo de mimetismo de una fruta provocado por un parásito, dicen los coautores.

Supuestamente, el cambio dramático en apariencia y comportamiento engaña a las aves para que coman a las hormigas infectadas –con todo y parásitos– y más tarde esparzan al parásito en sus heces. El excremento de las aves que se alimentan de frutas, que se conforman principalmente de semillas y partes de insectos, es recolectado por otras hormigas que después alimentan a sus crías y las infectan sin darse cuenta.

El extraño ciclo de vida de un nematodo parásito, o gusano redondo, se lleva a cabo en los altos doseles de los bosques tropicales que van de América Central hasta las tierras bajas del Amazonas, de acuerdo a Robert Dudley, profesor de biología integrativa en la Universidad de California, Berkeley.


Las hormigas infectadas, normalmente negras, desarrollan un abdomen color rojo carmesí, llamado gaster, y tienden a llevarlo en una posición elevada, postura de alarma en las hormigas. Las hormigas también se vuelven perezosas, y el gaster se puede romper con facilidad, lo cual les permite a las aves arrancarlo. Dudley notó que normalmente las aves no se alimentan de hormigas, especialmente de C. atratus, dado a que las hormigas están acorazadas y sus defensas químicas tienen un sabor desagradable.

Aparentemente, las aves son meramente una forma de esparcir los huevos de parásito de forma más extensa, dado a que los huevos pasan directamente a las heces. Las hormigas se infectan cuando alimentan a las larvas de hormiga las heces que contienen huevos de parásito. Los nematodos nacen y migran al gaster de la hormiga pupa, donde se aparean. Después de que la pupa se convierte en adulto se dedica a cuidar a la camada mientras que los nematodos hembra incuban sus huevos dentro de él, afectando su proceso de crecimiento.

Después, mientras que los huevos de nematodo maduran, los gasters de la hormiga se vuelven rojos y las hormigas comienzan a salir del nido, lo cual prepara la escena para que las aves que se alimentan de frutas sean engañadas y coman una hormiga que normalmente evitan.

Fuente: National Geographic en español