El salto de la pulga


La pulga saltarina tiene una enorme reserva de energía y bate todos los records mundiales. Desde una posición de reposo puede saltar hasta 130 veces su longitud, el equivalente a una persona que saltara la torre Eiffel y todavía le sobraran 60 mts ... ¿increíble no?. Y puede hacerlo 500 veces o mas en una hora, casi sin parar, durante 3 o4 días.

Tales hazañas son posibles porque el torax de la pulga contiene un arco de resilina, una proteína que almacena gran cantidad de energía cuando es comprimida. En el instante del salto, los segmentos del torax de la pulga se desacoplan, liberando energía y lanzando a la pulga por los aires. Las patas traseras, al rebotar contra el suelo, provocan aún mas impulso. Con este mecanismo, una pulga que mide 3 mm puede saltar 34 cms ... un auténtico prodigio de la naturaleza.